No se llegó al 38,2% del retroceso de Fibonacci de la bajada desde los máximos de febrero y la pérdida de la tendencia en el RSI nos bajó a atacar los mínimos del año, pero este indicador nos deja una divergencia alcista, lo que nos da algo más de aguante. Ahora la pelota está en el BoJ para ver si en su próxima reunión toma más medidas para debilitar el JPY:

 
usdjpy