El viernes pasado tuvimos una recuperación fantástica del dólar que se tradujo en una exportación de dicha fortaleza al resto de cruces, por la especulación de que el Banco Central de Japón tendría que tomar cartas en el acto para poder controlar la revalorización de su moneda, que tan dañina es para su economía.
 
Como se puede observar, todo comenzó con la superación de la primera resistencia relevante que es el 38,2% del retroceso de la bajada de la cotización desde los últimos máximos del mes de marzo, superar el 110. La subida fue fulgurante, rompiendo además otras resistencias como los mínimos de marzo y de febrero, y donde nos paramos exactamente fue muy cerca del 112, donde habita la media de 200 sesiones. Ahora mismo, hemos vuelto a tocar esa zona, pero tenemos algunas ventas como recogida de beneficios, así que ahora la pelota está en el tejado de la Reserva Federal.
 
 
usdjpy