El doble suelo sigue esperando confirmación pero me parece que vamos a esperar mucho, porque seguimos sin atacar los máximos del rebote anterior que se situaron ligeramente por debajo del 38,2% del retroceso de la bajada desde los máximos de febrero.
 
Por lo tanto, el doble suelo no tiene confirmación y estamos metidos en una especie de lateralidad entre los mínimos del mes pasado y los máximos de rebote comentado, esperando ver qué dirección toman tanto la Reserva Federal como el Banco de Japón, habiendo dicho este último que no espera incrementar el programa cuantitativo y que estamos en una época de ver cuáles son los efectos en la economía real de tener los tipos en negativo, por lo que parece que hay un tempo de esperar y ver.
 
eurchf