Los giros de política del Gobierno asustan a los inversores foráneos y alejan al país de la UE, por lo que su moneda lo sigue pasando mal, como se puede ver en el gráfico de Bloomberg.

 
lira