Según parece grandes compañías rusas están evitando que les hagan los pagos en dólares y admitiendo que sean en euros y en moneda china.