¿Cuál es el tipo de cambio de equilibrio de una moneda? ¡menuda pregunta! ya les anticipo que no hay una respuesta que sea aceptada de forma unánime.




De hecho, el tipo de cambio no es un nivel estático en el tiempo. Todo lo contrario, puede variar en función de cuestiones como la relación de precios interna/externa (y hay que concretar de qué precios hablamos), de los flujos financieros (son claves para la evolución de la moneda, mucho más que los comerciales) y también del momento de la economía en cuestión. Este último factor es realmente relevante: no deberíamos hablar tanto de un nivel concreto de equilibrio como de la variación de este nivel. Sea el que sea.

Con todo, lo más sencillo siempre es siempre enfocarse en la ganancia o pérdida de competitividad que supone la evolución del tipo de cambio nominal. Naturalmente, ponderado por el comercio exterior (tipo de cambio efectivo) y deflactado (tipo de cambio efectivo real).



En el siguiente gráfico podemos observar el tipo de cambio efectivo nominal del EUR, considerando 19 o 38 países con los que mantiene comercio exterior. Obviamente, se compara su evolución con la media desde 1999 (año base)…





El gráfico anterior, tomado del último Informe del ECB, refleja una caída del 10 % del tipo de cambio efectivo del EUR desde los máximos del año pasado considerando su evolución frente a ambos grupos de países.

¿Infravalorado? Como ven, la caída les ha llevado a niveles promedio históricos. Pero esto es compatible con su infravaloración fundamental, con las limitaciones que expuse en la introducción.



¿Cómo se distribuye esta depreciación del EUR por monedas? En los dos gráficos siguientes vemos la contribución de las monedas más significativas.

La primera conclusión: una caída generalizada de la moneda europea (excepción del Rublo); la segunda: con diferente intensidad según las monedas. En el caso del USD, la GBP y el CNN podemos decir que explican más de la mitad de la depreciación de la moneda europea en el periodo considerado.





Ahora ya entenderán la importancia de la evolución del USD como referencia para valorar el comportamiento del EUR en los mercados de divisas a corto plazo. Sigo pensando que la reciente recuperación de la moneda europea es más bien una corrección temporal dentro de su tendencia a la baja frente a algunas teorías que defienden ahora que es el inicio de un cambio de tendencia. Ya veremos.



José Luis Martínez Campuzano

Estratega de Citi en España