Según datos de Reuters, si unificamos todas las posiciones en todas las divisas contra el dólar, tenemos que el saldo neto de largos de dólares sube desde los 38.590 millones de la semana anterior a 43.910 millones de dólares.

 

Esto desmiente todos los rumores de que las manos fuertes estén girando sus posiciones en dólares, más bien todo lo contrario, cada vez se apuesta más por el dólar.

 

Si nos vamos al euro en concreto, está claro que se ha aprovechado el rebote al alza del euro para ponerse cortos. No hay duda alguna.

 

Se pasa de los 56.329 contratos abiertos largos en euro contra dólar de la semana anterior a 50.148. Y de los 250.103 cortos a 271.111, lo cual es un nuevo récord.

 

El total neto es de 220.963 contratos netos abiertos cortos desde los 193.774 anteriores.

 

Veamos en otras divisas:

 

En el yen japonés, se pasa de 48.054 contratos netos abiertos cortos a 45.905.

 

En la libra se pasa de 37.851 netos cortos a 38.557.

 

En el franco de 2.235 largos a 3.955 cortos.

 

En el aussie australiano de 28.807 a 28.368 netos cortos.

 

En peso mexicano de 55.939 cortos a 41.100.

 

En el kiwi de Nueva Zelanda se pasa de 1.141 netos cortos a 866.