La volatilidad de la libra a 3 meses, en máximos desde 2010, como puede verse en este gráfico de Bloomberg