De momento se las sigue arreglando para estar por encima de la SMA200 sesiones, pero si miran el gráfico adjunto se puede ver perfectamente que tenemos una indecisión importante porque ambos países están en el borde de subir tipos, pero en el entorno no se ven factores que empujen de forma clara a hacerlo, así que el mercado mantiene el cierto empate entre ambas monedas. Como punto positivo tenemos que no perdemos la directriz alcista desde los mínimos de mayo de este año, lo que da cierta ventaja al GBP, pero dato a dato se debe recalcular la posición:
 
 
gbpusd