Como se puede ver, el dato del viernes ha dado más vidilla al USD, lo que significa que la GBP tiene problemas otra vez. En el gráfico a 60 minutos hemos perdido las directrices alcistas y la resistencia del 1,3 queda cada vez más lejos. Ahora tenemos que vigilar el soporte de corto plazo del 1,29 y en último caso una posible pérdida del mismo y búsqueda del mínimo del Brexit por el USD que no por la GBP:

 
gbpusd