Seguimos vigilando este par por que se acerca a la zona de soporte más clara que tenemos encima de la mesa que es el 38,2% del retroceso de la subida desde los mínimos de finales del año pasado y que coincide con la línea clavicular de un hombro cabeza hombro fallido en el primer trimestre de este año.
 
Como se puede observar también, ese soporte se puede combinar con el acercamiento a la sobreventa del RSI una vez perdida la directriz alcista desde los últimos mínimos en sobrecompra de finales del año pasado, así que hay que seguir pendiente de la evolución.
 
erugbp