Como se puede ver a días, tenemos que ayer cerramos muy lejos de máximos. Las elecciones francesas hacen su efecto y también las palabras desde la Casa Blanca diciendo que el plan fiscal está casi listo, lo que fue un apoyo para el USD.


Ayer dejamos una karakasa invertida en los máximos del rebote, así que nos paramos en seco a esperar y de momento no hay efecto del buen PMI de la Eurozona.