Ayer vimos como los comentarios del presidente de la Reserva Federal de Boston no movieron demasiado al dólar, algo que tampoco está pasando en el día de hoy porque el dólar-yen está descendiendo -0,83%, por lo que el billete verde no tiene fortaleza. Sin embargo, cuando miramos a este par vemos que está descendiendo -0,31%, alejándonos también de la sobrecompra alcanzada a principios de este mes. El problema, es que lo que estamos viendo en este par no es una fortaleza del dólar por sí mismo, sino una debilidad del euro al haber visto los datos macro que hemos tenido como por ejemplo los pedidos a fábrica de Alemania peores de lo esperado y además los PMI de servicios más bajos en la lectura final que en la preliminar, lo que hace ver que a lo mejor el BCE tenga que apretar más el acelerador de las medidas al ver el fuerte descenso que están teniendo también los precios del crudo por pocas esperanzas en ver un acuerdo entre Irán y Arabia Saudita para congelar la producción en los niveles de enero.

eurusd