Como se puede ver, no acabamos de dar el paso definitivo para romper al alza con la tendencia bajista desde los máximos de 2016.

El USD tiene potencial bajista por las medidas de Trump, pero cada vez hay más convencimiento de que no van a llegar a tiempo y esta semana volvemos otra vez a poner los ojos en las elecciones francesas con una Le Pen que busca realizar el milagro que ya hizo Trump, por lo que el EUR tiene un peso considerable que puede ir a peor si las encuestas empiezan a empeorar para los intereses de Europa.