El jueves pasado conseguimos romper por abajo la lateralidad de corto plazo en la que estábamos metidos durante todo este mes, pero en realidad seguimos estando prácticamente sin dirección porque seguimos estando por encima de los mínimos de enero.

Como se puede ver el gráfico adjunto, la resistencia sigue estando en la muestra de interés comprador que creamos junto antes del disparo del programa cuantitativo y que ha marcado bien la parada del rebote desde los mínimos de enero.

El equilibrio está prácticamente claro, ya que el programa cuantitativo debilita al euro pero la ausencia de factores alcistas en el Dolar está ha predominado por la nueva ausencia de prisa para subir los tipos por parte de la Reserva Federal.
eurusd