La bajada de tipos en el secundario, una inflación en marzo más baja de lo esperado en algunas plazas y el miedo del BCE del día de ayer a cambiar el tono del discurso por traer problemas antes de tiempo, están haciendo que las presión bajista sobre el EUR aumente, junto con fortaleza del USD por el dato de confianza del consumidor mucho más alto de lo esperado.

eurusd