El par se esta disparando 0,58% y supera el 1,15, lo que nos deja un nuevo máximo anual de 2016, algo que es profundamente negativo para las exportadoras de la zona euro y positivo para las de Estados Unidos.
 
El problema de fondo es gigantesco, ya que Estados Unidos ha subido los tipos de interés y sigue pensando en nuevas subidas de tipos, pero es que esa situación lo que debería hacer es fortalecer el dólar, no lo contrario, debilitarlo, así que algo hay de fondo en la economía de Estados Unidos que no acaba de gustar al mercado y eso es muy peligroso.
 
eurusd