Esto significa que no hay prisas para cambiar el tono y tampoco por cortar el QE... encima debería calmar a Alemania y sus miedos. Vean el gráfico a días cómo estmaos bajando ya -0,6% y los indicadores empiezan a debilitarse.

El RSI está marcando que a días puede perder la directriz alcista desde los mínimos de abril. Este mismo indicador habla de divergencia bajista en máximos, así que tenemos un potencial doble techo en los máximos del año.

Esto también es daño para el sector bancario porque se quedan sin esa parte de la potencial mejora de los márgenes.