Estamos entrando en un momento muy delicado porque los movimientos en el euro dólar van a estar sujetos a una pelea realmente importante de datos macro.

Por un lado tenemos de fondo la mejora de las perspectivas de crecimiento de la comisión europea y por otro el nuevo buen dato de creación de empleo de Estados Unidos de abril, aunque tiene claroscuros porque sigue sin ser de suficiente calidad, lo que no ha movido las intenciones de la Reserva Federal a la hora de subir tipos y el mercado sigue pensando que tendrá lugar a partir de septiembre.
Sin embargo, hoy hemos visto que el producto interior bruto de Italia el mejor de lo esperado al igual que el de Francia, sin embargo Alemania se ha frenado un poco. Es muy importante ver que si Alemania reduce su aceleración, otros países de alrededor pueden compensarlo, por lo que el fondo sigue siendo positivo para el euro, al igual que la evolución de la inflación. Sin embargo, la mayor fortaleza de nuestra moneda ha venido por la mejora de perspectivas y de datos no ha tenido contrapartida en Estados Unidos, por lo que la debilidad del dólar ha jugado a favor del euro.

Ahora, el dato de empleo de Estados Unidos puede abrir un nuevo período al cerrar ese mal primer trimestre y meternos en un segundo que tiene un buen comienzo, así que en la debilidad del dólar tiene posibilidad de convertirse otra vez en fortaleza, lo que puede equilibrar ambas monedas.

Por lo tanto, si miramos el gráfico adjunto, veremos que parece que estamos desarrollando un hombro cabeza hombro en un momento bastante comprometido técnicamente, ya que estamos en el 38,2% del retroceso de Fibonacci de la bajada desde los últimos máximos relevantes y con una línea clavicular muy definida en esa zona de soporte en la que se ha convertido en los mínimos de enero de este año y los mínimos de este mes. También, mucho cuidado porque el RSI está amenazando con perder su directriz alcista, lo que puede enaltecer la figura.

eurusd