Hoy hemos visto que la inflación en España en febrero sigue bajando, lo que es un indicador más de presión para que el Banco Central Europeo tome cartas en el asunto, algo que es inherentemente negativo para el euro.
 
Sin embargo, hemos tenido unos cuantos datos macro negativos en Estados Unidos que nos han ayudado a levantar el vuelo desde la zona de los últimos mínimos que coinciden más o menos con la parte baja del canal alcista. La muestra de interés comprador que dejamos hace dos sesiones, cierra el swing bajista desde los máximos del mes, y ahora mismo estamos en tierra de nadie esperando factores que nos puedan mover.
 
De momento nos mantenemos por debajo de la media de 200 sesiones que también hizo de resistencia en diciembre, así que estamos metidos en una especie de lateralidad que va desde los mínimos de hace dos sesiones a estar ligeramente por encima de los máximos del día de hoy.
 
eurusd