Como acabamos de ver, el dólar se está debilitando contra el yen, lo que está favoreciendo que tengamos más subidas en este par, extendiendo el rebote tras el nuevo acercamiento al soporte del 38,2% del retroceso de la subida desde los mínimos de marzo.
 
Debemos estar atentos al RSI porque está atacando la directriz bajista generada tras perder una directriz alcista que guió el rebote desde los mínimos de marzo.
 
Recordemos que esta semana tenemos FOMC y que el dólar va a tener bastante volatilidad.
 
 
eurusd