La atención sobre los bancos centrales nunca ha sido poca, pero está claro que ahora mismo tanto el BCE como la FED no dejan claras las intenciones y siempre piensan que la última acción tomada es la última de verdad, por lo que cuando aparecen rectificaciones nos dan más de un susto. 

El crudo está despertando pero la opinión sobre la sostenibilidad del rally no es unánime, por lo que el debate sobre su participación en la inflación está muy vivo.

De momento la FED ha reculado y eso da ventaja al BCE, pero desde que tuvo la última reunión, varios destacados miembros del BCE han puntualizado que no se descarta el tener que bajar los tipos más, así que está totalmente justificado el fuerte movimiento que estamos teniendo desde los máximos de febrero. 

Lo que nos queda claro es que el RSI ha marcado bien todos los movimientos, lo que hace que no perdamos detalle de ese acercamiento a la sobrecompra al mismo tiempo que se acerca a los máximos del mes pasado:

 
eurusd