Como se puede ver, no cesa la mejora del EUR y nos mantenemos en sobrecompra. El indicador principal de riesgo, el USDJPY, no mejora y la debilidad del USD está favoreciendo a otras monedas.

El momento es complicado para las exportadoras, pues reduce la capacidad de compra de los clientes de fuera y eso puede hacer que tengan que contener los precios, de esta forma dejando de apoyar la inflación. El cambio de tendencia desde los máximos del año pasado está más que confirmado y ojo a lo que pase en la reunión del BCE, donde se espera un cambio de tono aunque ellos den constantes muestras de que no va a ser así.