La debilidad se mantiene, pero tal como se puede ver en el gráfico adjunto, entramos en una zona donde ya hay soportes claros de corto plazo y si los pasamos, los descensos pueden continuar, pero necesitamos muchos y mejores datos macro de EEUU para que esto pueda tener más cuerda.

El movimiento en el RSI de perder la directriz alcista tras salir de la sobrecompra sigue dando buenos resultados. De momento el momento de impulso para las bolsas europeas se mantiene.
 
 
eurusd