La recuperación desde los mínimos de este mes, acompañado por ese cambio de dirección del RSI, nos ha llevado a una doble resistencia que en realidad es triple: la media de 200 sesiones, el 38,2% de la bajada desde los máximos de febrero y además la parte baja del canal alcista que nos ha estado guiando últimamente.
 
Como se puede ver, ayer atacamos e intentamos superar la zona de resistencias pero acabamos cerrando muy lejos de ella y cerca del precio de apertura, lo que nos dejó una karakasa invertida bastante evidente que fue el aviso previo de las ventas que estamos teniendo en el día de hoy.
 
Mañana es el día decisivo del Banco Central Europeo y todo movimiento que se produzca antes debe tomarse con suma precaución.

eurusd