Recuerden que la primera reacción del mercado de divisas en este par una vez conocido el IPC, fue bajista, pero después tuvimos un rebote muy fuerte en donde el euro empezó a mostrar señales contrarias a la lógica del dato, pero esto vino porque se estuvo sopesando el efecto que tenía en la interpretación del dato ver que los salarios ajustados por la inflación en Estados Unidos habían descendido -0,1%, así que teníamos una pelea entre el efecto inflacionario del incremento de las gasolinas con ese descenso en los salarios.
 
Sin embargo, una vez Europa cerró su sesión regular, la situación volvió a la lógica, ya que no pudimos con la directriz bajista que viene desde los máximos de mayo y la rotura de algunas directrices alcistas, como se puede observar en el gráfico, tanto en el precio como en el RSI, generaron un desplome bastante importante que va camino de ser de -0,5%.
 
En el gráfico de 60 minutos adjunto, se puede ver cómo nos hemos metido la sobreventa, así que es el único aliado que tenemos.
 
eurusd