Entre la inacción del BCE para atacar la baja inflación y las lecturas de inflación de cada país miembro, que no son para tirar cohetes, nos hemos quedado sin fuerzas en el corto plazo y bajo la influencia de señales opuestas que nos dejan en un lateral de muy corto plazo.   
euro