Ya han visto el comportamiento que está teniendo el dólar con respecto al yen, así que la debilidad del billete verde se está trasladando a prácticamente todos los cruces. Uno de los más importantes es el eurodólar, y se puede ver en este momento que está en positivo, intentando mantenerse por encima del 1,14 y ganando tiempo al no perder ni la directriz alcista desde los mínimos de marzo en el precio ni tampoco la misma directriz en el RSI.
 
Sin embargo, volvemos otra vez a meternos en área de sobrecompra, algo que ya pasó en el mes de febrero y que tuvo fatales consecuencias. Por lo tanto, debemos ahora estar atentos a cualquier muestra de interés vendedor que pueda dejarnos sin espacio, especialmente si aparecen nuevos datos macro muy malos en Europa, que pueden hacer pensar que el BCE deba apretar el acelerador otra vez con más medidas.

 
eurusd