Si se fijan en el gráfico adjunto, volvemos a tener un comienzo de sesión muy parecido al de ayer, con descensos claros, pero esta vez el mínimo de la sesión está demasiado cerca de la directriz alcista desde los últimos mínimos del mes de marzo y además el RSI se aleja de la zona de sobrecompra y ataca esa misma directriz.
 
Hemos vuelto a tener malos datos de Alemania, ayer fueron los pedidos a fábrica y hoy la producción industrial, así que si la locomotora sigue estando problemas, el euro va a tener dificultades para mantener el paso, lo que puede dar algo de ventaja al dólar. La Reserva Federal, en concreto algunos de sus miembros, siguen poniendo la carne al asador diciendo que se necesitan más subidas de tipos de lo que el mercado cree, pero de momento todo el mundo está esperando a ver dónde salta la chispa para que el dólar vuelva a ganar fortaleza otra vez y en numerosos pares estamos muy cerca de tener señales técnicas que apoyen ese movimiento, así que todos los operadores en este momento tienen cara de póquer.

eurusd