Ayer cerramos por encima del 1,08 y hoy sigue aumentando la cotización del euro subiendo nada menos que 0,6% a 1,0884.

Esta mejora es negativa para las exportadoras y es un lastre para centro Europa, con especial incidencia en Alemania.
Sin embargo, las cosas no son tan sencillas. Debemos ser conscientes de que hay otra divisa que está influyendo en este movimiento, ya que los datos macro que conocimos en Europa ayer no eran precisamente positivos, pero es que los de EEUU tampoco, así que parte de la fortaleza que está teniendo el euro viene por la mayor relajación que percibe el mercado sobre las presiones para subir tipos en EEUU.

Tampoco podemos descartar las apreciaciones que se hicieron por parte de Praet sobre la fortaleza de la recuperación y el progresivo acercamiento de la inflación al objetivo del 2%, junto con una tranquila mejora de los precios de los carburantes, que influirán directamente la inflación.

En resumidas cuentas, es una moneda con dos caras, la primera es dañina porque perjudica las exportadoras, pero la segunda es positiva porque si hay una mejora de la economía, la demanda interna podría compensar las cosas, por lo que vamos a estar saltando de una percepción a otra constantemente.
eurusd