Como se puede observar, la envolvente bajista que se creó en los máximos del rebote desde el 38,2% del retroceso de la subida desde los mínimos de marzo, ha funcionado muy bien el día antes del BCE. A partir de entonces tuvimos un nuevo desplome el viernes pasado y hemos vuelto a atacar ese soporte del 38,2%, lo que nos esta generando un rebote en el día de hoy porque ya tenemos todos los ojos puestos en lo que tenga que decir la Reserva Federal.
 
 
eirisd