Ayer volvimos a cerrar por debajo de la parte alta del lateral, así que nos mantenemos más o menos quietos a la espera de datos macro. Las malas cifra de pedidos a fábrica de Alemania no favorece al EUR.

eurusd