Se sigue debilitando y pierde ya -0,8% a 1,0969. Mucho cuidado con esto porque es un arma de doble filo: se puede interpretar como desconfianza en el Euro pero también como la oportunidad de que el factor divisa se ponga otra vez del lado de las empresas europeas y encima el Euro barato ayuda a bajar los tipos en el secundario:
 
 
eurusd