El euro contra el dólar sigue aferrado a la media de 200. Aunque ahora le hace de resistencia choca contra ella un día tras otro. Por debajo de 1,3580 pueden saltar stops de venta por todos lados, ya que sería la confirmación de la ruptura más filtro. Pero como consiga volver a situarse encima pasando por ejemplo el 1,3650 pueden aparecer los cierres de cortos.