El primero que le está influyendo positivamente es que empiezan a ser muy numerosas las encuestas que dan ventaja a la intención de permanecer dentro de la Unión Europea en el referéndum que tendrá lugar el mes que viene, por lo que el miedo al Brexit, sigue existiendo, pero se ha aminorado algo.
 
En segundo lugar, que ya sabemos que tanto Estados Unidos como Reino Unido han llevado un desarrollo parejo en la lucha contra la crisis, tomando medidas similares en momentos similares, así que el comportamiento de la moneda suele ir a la par. Los dos han estado especulando con subir los tipos de interés, Estados Unidos ya lo hizo, y Reino Unido cada vez está más cerca de hacerlo, así que con la lectura de las actas de ayer y la revalorización del dólar, la libra se ha visto muy reforzada, lo que nos ha llevado a alejarnos paulatinamente de la resistencia que rondaba los 0,8.
 
En tercer lugar, hoy hemos tenido unas ventas minoristas del mes de abril, otra vez el primer mes del segundo trimestre, en donde han quedado mucho mejores de lo esperado, así que la perspectiva de presión alcista de los tipos de interés, se ha visto apuntalada.
 
En resumidas cuentas, una fuerte revalorización de la moneda británica que si miran el gráfico adjunto está formando un gigantesco hombro cabeza hombro que ya habría ejecutado. Sin embargo, el mejor aliado para que no se descontrole la situación es la sobreventa que estamos a punto de alcanzar.


 
eurgbo