La libra, comparado con el euro, está teniendo también problemas porque vuelve a debilitarse haciendo que el par suba 0,36% y vamos de camino a buscar los máximos del año, alejándonos todavía un poco más de la línea clavicular de ese hombro cabeza hombro que estábamos vigilando por si la libra intentaba replicar un movimiento del dólar si la Reserva Federal mantenía su intención de subir los tipos de interés cuatro veces este año.
 
Como se puede observar, aumenta la debilidad de la libra, el euro se fortalece y de momento la libra esterlina tiene pocos factores a su favor, porque recordemos que el Brexit sigue siendo dañino para su valor.

eurgbp