Está retomando la senda alcista e intentando poner en entredicho la envolvente bajista que dejamos hace un par de sesiones, mientras el RSI no da su brazo a torcer y no pierde la directriz alcista desde los mínimos de este mes. La fortaleza del euro viene por consecuencia directa de la debilidad que el dólar esta teniendo en Asia.
 
Por lo tanto, con respecto a este par, tenemos que vigilar la zona del 1,1, donde hemos dejado dos figuras bajistas pero mientras el RSI no pierda la directriz alcista, la presión se mantiene.
 
eurchf