Lo primero de todo, nos fijamos en el aspecto técnico. Si se fijan en el gráfico adjunto a días, verán que a finales del mes pasado conseguimos superar la media de 50 sesiones que se postuló como resistencia en el mes de abril. Una vez superada, lo normal es estar esperando una bajada que vaya a buscar ese mismo nivel para confirmarlo como soporte, algo que estamos haciendo en este momento. Sin embargo, lo preocupante es darle un vistazo al RSI, ya que está intentando perder la directriz alcista desde los últimos mínimos del mes de abril, lo que aumenta mucho la presión bajista sobre ese soporte.


 
usdjpy


El problema es si intentamos ir más allá y buscar una explicación a la debilidad del dólar y la fortaleza del yen, justo cuando se ha sabido que Japón quiere retrasar cerca de dos años y medio le nueva implantación de un impuesto especial a las ventas. El famoso “Abenomics” está perdiendo muchísima credibilidad según va pasando el tiempo y no se consigue lo que se prometió cuando se llegó al cargo hace más de tres años. Los vaivenes del crecimiento hacen que no haya una imagen de crecimiento robusto y sostenible, así que cada vez que los datos macro ofrecen dudas sobre la fiabilidad de la economía, todo el mundo espera que haya más ayudas, lo que tiene una repercusión directa en el mercado de divisas, haciendo que cada movimiento genere recogidas de beneficios por si acaso hay decepciones o ayudas mayores o menores de lo esperado.