Un alto cargo del tesoro de Estados Unidos dice que es muy importante que los acuerdos que cada uno hizo tanto en el G7 como en el G20 con respecto a la política de cambio sean respetados y no nos metamos en una competición contra vecinos.
 
No hay una solución que sea buena para todo el mundo en cuestión de mezcla perfecta de políticas, pues hay países con un espacio fiscal que tienen diferentes opciones que otros que no tienen ese espacio.
 
Con respecto a lo que está haciendo Japón, dice que en el G7 todo el mundo apoyó a Japón en su intervención en las divisas cuando hubo condiciones perjudiciales tras el terremoto de 2011, así que hay que hacer una distinción entre movimientos perjudiciales después de crisis de ese tipo y los tipos de fluctuaciones o movimientos que a veces pasan en los mercados. Cuando hay problemas de verdad en el mercado de las divisas, lo sabes perfectamente.
 
Considera que mantener en vigor los acuerdos a los que se llegaron tanto en el G7 como en el G20 son muy importantes porque las acciones destinadas a ganar una ventaja en el comercio mediante las divisas son muy perjudiciales para el sistema económico global. De momento no han sido críticos con la política monetaria de Japón, lo único que han dicho es que confiar sólo en la política monetaria no es suficiente (es lo mismo que dice el BCE).
 
Vuelve a decir que los acuerdos en los dos grupos anteriores dan a todo el mundo la habilidad de utilizar herramientas domésticas para usos domésticos, pero se comprometieron a evitar poner objetivos en el tipo de cambio a menos que haya condiciones perjudiciales.