Uno de los factores que a menudo influyen mucho en las divisas, en cuanto salimos del euro o del dólar, que son las más grandes es la actividad de fusiones y adquisiciones. Por ejemplo está ahora Reuters recordando que una de las principales cuestiones para la fortaleza de la libra durante el primer trimestre ha sido el hecho de que Vodafone vendiera unidades en EEUU, que se pagaron en libras. Hoy tenemos en menor escala, mucho menor, otra historia parecida. Glaxo llega a acuerdo con el suizo Novartis.