Creación de empleo en EEUU en el mes de abril queda en 223.000, más o menos lo esperado que eran mil más.

Mucho cuidado porque el punto negativo está en la revisión del dato del mes de marzo que desciende a 85.000 desde el 126.000 anterior. El dato de febrero también se revisa ligeramente al alza hasta alcanzar 266.000 desde el 264.000 anterior.

La tasa de desempleo desciende al 5,4%, lo esperado, desde el 5,5% anterior.

La tasa de participación de la fuerza laboral sube muy ligeramente a 62,8% desde el 62,7% anterior.

Los ingresos por hora trabajada suben 0,1%, peor de lo esperado que era 0,2% y se revisa el dato de marzo a la baja a 0,2% desde el 0,3% anterior.

El sector privado crea 213.000 empleos, peor de lo esperado que eran 220.000 y se revisa el dato de marzo a la baja a 94.000 desde el 129.000. Los empleos gubernamentales crecen en 10.000 personas y el dato o de marzo se revisa fuertemente a la baja hasta -9.000 desde los -3.000 anteriores.

Bueno, ya tenemos el dato de empleo, y tenemos una de cal y una de arena.

Por un lado, tenemos un dato que vuelve a estar otra vez por encima de los 200.000 y que recupera el mal mes de marzo, y comienza el segundo trimestre de la manera que se necesita para volver a ver crecimiento. Hasta aquí, es algo que debería ser positivo para el dólar, lo que compensarían parte la fortaleza del euro y ayudaría a las bolsas europeas a no perder excesivamente los niveles o incluso tener un poco más de apoyo alcista.

Sin embargo, tenemos que la tasa de participación laboral sigue más o menos estable, algo que se necesita que aumente, y además los ingresos por hora trabajada suben menos de lo esperado, por lo que ese punto de creación de inflación todavía no aparece, lo que es negativo para el dólar.

Para terminar, el dato de marzo se ha revisado muchísimo más a la baja, por lo que se necesita más creación de empleo posterior para compensar ese peor dato.

La interpretación del mismo tiene dos vertientes: dónde estuvimos y donde estamos. Marzo fue peor de lo esperado y probablemente el producto interior bruto en sucesivas revisiones así lo refleje, pero el dato de abril es bueno y es un buen comienzo del segundo trimestre, lo que debe ayudar al dólar y a compensar parte la fortaleza del euro, por lo que en Europa puede sentar bien. Para la economía norteamericana es un buen dato, pero puede hacer recuperar la esperanza de una subida de tipos de interés, por lo que tiene esa parte negativa. Como nadie quiere ver una economía débil, el dato es bueno y ligeramente bueno para el mercado, ligeramente malo para los bonos y definitivamente positivo para el dólar. Para Europa es estupendo porque compensa la fortaleza del euro.