Y de eso los alemanes, no quieren ni oir hablar. Vean este gráfico de Zerohedge.com comparándolo con Lehman. No tiene nada que “envidiar”