Ayer el Tesoro USA finalizó la semana de emisiones de papel de medio y largo plazo (3/10) con un 30 años por 13 bn. En conjunto, casi 70 bn. $ colocados con demanda que, en total, ha doblado la adjudicación.
En concreto, la emisión de ayer de 30 años tuvo una demanda 2.35 veces mayor que la colocación final.
La rentabilidad en niveles de 3.63 %.
La rentabilidad del 10 años en el mercado en niveles de 2.64 %.

Pero, el apetito por la deuda USA es ya habitual. Y especialmente en un escenario de mayor aversión al riesgo como el actual. Aunque, considerando el comportamiento reciente de este indicador, nunca podemos tener las cosas totalmente claras.

Por ejemplo, ¿cómo explicar un descenso de 106.1 bn. en el papel USA propiedad de bancos centrales custodiado por la Fed? Que yo recuerde, es la mayor cifra de ventas (y compras) semanal de los últimos años. La cifra restante hasta 3.2 tr. sigue siendo importante. Pero, el ritmo de ventas no puede ser más que inquietante.
¿Quién ha vendido? ¿tiene algo que ver esta venta con el aumento del spread treasury-bund? ¿con la subida del EUR en los mercados de divisas? Para muchos inversores el EUR se ha convertido en una moneda en la que diversificar desde el USD, cada vez más próxima al papel que desempeña el CHF aunque muchos nos empeñamos en buscar similitudes con Japón y el JPY.

Pero no son estos datos las únicas sorpresas en volumen que hemos tenido en los últimos días.
Hoy mismo hemos conocido nuevas salidas de dinero de fondos internacionales en activos emergentes y entradas en desarrollados.
Compras netas de fondos de renta fija mundial por 3.5 bn. y de renta variable por 3.2 bn; USA y Europa. De hecho, cinco meses consecutivos de ventas de fondos de riesgo emergente, en esta semana de 2.5 bn.
Ya sé que no son volúmenes importantes. Es por esto que sorprenden aún más las cifras que manejaba al principio en USA.

Sigo pensando que hay demasiado dinero en los mercados en busca de papel, un papel (el privado) cada vez más escaso y (el público) cada vez menos rentable. Esto lleva a asumir cada vez más riesgo, lo que también puede llevar a una mayor inestabilidad si se acentúa la incertidumbre.
Ayer la volatilidad VIX repuntó un 12 % hasta niveles de 16 %. Es el nivel más alto reciente, pero aún por debajo de los niveles altos que vimos a finales de enero por encima del 22 %. Estos también han sido los niveles altos observados en 2013.

José Luis Martínez Campuzano
Estratega de Citi en España