El rating de emisión en moneda local y foránea de largo plazo de Arabia Saudita o tiene una rebaja desde AA- a A+.

La agencia de calificación dice que los riesgos geopolíticos del país se mantienen relativamente altos comparados con otros países de su misma calidad de crédito. Consideran que las tensiones con Irán, su rival principal, van a persistir y podrían escalarse, aunque descartan la probabilidad de un enfrentamiento directo por ser muy pequeña, de momento.

Cree que la línea de sucesión en el reinado ha sido claramente definido, pero piensa que la rivalidad entre miembros de la misma familia puede generar inestabilidad con el tiempo.

La rebaja de calificación refleja el continuado deterioro de las hojas de balance tanto internas como externas del país junto con un déficit fiscal más alto de lo esperado en 2016.

Con respecto a la bajada del precio del crudo, y el programa de reforma del país, siguen teniendo dudas acerca de la extensión de los puntos que pueden implementarse de dicho programa.

Creen que el sector bancario del país es estable y fuerte y que el sector que no tiene nada que ver con el crudo crecerá el 1,4% en 2017.