Dice que el impacto en los rating de crédito de los bancos de Reino Unido depende de los términos en los que dé. Si dichos términos son negociados con la unión europea y fuesen desfavorables, los perfiles de financiación de los bancos, la calidad de los activos y los beneficios podrían pasarlo mal.
 
Con respecto a su análisis, dicen que su caso base es que Reino Unido votará permanecer dentro de la Unión Europea y este escenario es positivo para los bancos.
 
Recordemos que el tesoro de Reino Unido dijo que podría haber una recesión en el corto plazo si el voto fuese salir, así que Fitch dice que de haber recesión, la libra podría tener una depreciación cercana al 30%.
 
Si hubiese una salida en términos desfavorables, esperan que la calidad del préstamo de las hipotecas residenciales y comerciales empeorarían.
 
Rizando el rizo, si además aparece una independencia de Escocia, tendríamos más incertidumbre todavía y eso dañaría a los costes de financiación de los bancos.