Es uno de los miembros más destacados de la Reserva Federal porque es el vicepresidente, así que sus palabras son escuchadas con mucha atención.
 
Ayer dijo, con respecto a la situación del mercado, que se han visto situaciones similares de volatilidad en los últimos años que han dejado una cicatriz muy pequeña en la economía y todavía es demasiado temprano para juzgar la influencia del incremento de la volatilidad de los mercados de las primeras semanas de 2016.
 
Todo esto lo dijo en la conferencia sobre energía de Houston que asustó tanto al mercado del crudo por las posiciones radicales de Arabia Saudita y de Irán.
 
Todo el mundo estaba esperando alguna referencia acerca de lo que pensaba hacer la Reserva Federal en su próxima reunión, y dijo que no sabía lo que se decidiría el marzo. Recordemos que la idea inicial era la de tener cuatro subidas de tipos en 2016 y en la última reunión como máximo se aspiraba a seguir teniendo un aumento gradual de los tipos de interés, sin poner cantidades concretas. También recordemos que el mercado no está viendo subidas de tipos en 2016. Con respecto a esa idea de las cuatro subidas de tipos, dice que lo dijeron como expectativa pero no como decisión y acaba sentenciando que las decisiones sobre política monetaria en el futuro no están de ninguna manera predeterminadas ahora mismo.
 
Dando un vistazo a la economía de Estados Unidos, dice que el IPC subyacente en enero ha subido por encima del 2%, algo que apoya a la Reserva Federal y también dijo que los salarios han aumentado hasta alcanzar un ritmo de crecimiento anual del 2,5%, resumiendo todo lo anterior en un comentario acerca de que los indicadores del gasto que han tenido a mano en enero muestran que este trimestre puede haber crecimiento, por lo que parece que su aproximación a la situación de la economía es optimista.
 
En referencia al mercado del crudo y el bajo precio, también tienen la misma opinión que el resto de la Reserva Federal, que la influencia negativa sobre la inflación de los bajos precios del crudo es temporal, para tiempo después volverá repuntar y alcanzar el objetivo del 2%. Lo de la temporalidad siempre va por el mismo camino, que llegará un momento en donde los productores necesiten recortar la producción o poner cierto equilibrio en el mercado para hacer que su precio suba.