Dice que el mercado laboral se está fortaleciendo desde la reunión de junio y en los últimos meses la utilización de la fuerza laboral también se ha incrementado.
 
Considera que los riesgos que amenazan la economía y la perspectiva de la misma han disminuido y que la economía se expande a un ritmo moderado. El gasto del consumidor está aumentando fuertemente pero todavía el gasto de los negocios es muy bajo.

La inflación se mantiene por debajo del objetivo y las expectativas del mercado también son bajas pero siguen pensando que en el medio plazo volverá a colocarse en el 2%.

De momento van a seguir valorando el desarrollo de los acontecimientos internacionales para poder decidir cuándo suben los tipos de interés.

Total, siguen con su manta de ajustes graduales en la política monetaria, y que la economía crecerá a un ritmo moderado y que el mercado laboral se va seguir fortaleciendo.

Esto huele a que todavía no las tienen consigo con los efectos de la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Recordemos que los índices de directores de compra tanto de servicios como de manufacturas en Reino Unido han tenido una fuerte bajada y están en contracción, cosa que no pasado ni con la zona euro ni con Estados Unidos, así que eso es un punto a vigilar.
 
El artículo 50 puede que no se active en 2016 sino en 2017, así que parece que todavía van a esperar más para subir tipos. Si se nota hostilidad en el divorcio entre UK y la UE, podrían aguantar más, pero si todo va despacio y bien, quizá el impacto mundial no sea tanto como se espera y la FED se vea apoyada antes de tiempo.

Los futuros sobre fondos federales ponen al 52% una subida en diciembre.

La curva de tipos se ha aplanado un poco en EEUU y eso es un movimiento claro de que el mercado se está preparando para una subida.

De momento los futuros sobre fondos federales no se creen una subida en septiembre, pero la curva de tipos está avisando. El comentario es claro, menos amenazas para la economía y fortaleza clara, así que hay que ir con cuidado.