El Eurostoxx 50 tiene una situación similar a la del índice alemán pero algo más marcada, ya que se puede ver perfectamente que la zona de máximos de marzo estuvo marcada con una entrada en sobrecompra que nos generó, coincidente con la semana posterior al vencimiento de derivados, reforzada con la salida de la sobrecompra y además la pérdida de la directriz alcista en el RSI desde los mínimos de enero de este año, un retroceso.

La señal anterior suele ser muy poderosa y así nos hizo descender más de cien puntos, hasta que se pudo dibujar perfectamente un canal bajista que, como en otros índices, fue una bandera y en donde su punto más bajo, tocando el nivel inferior, dejamos una muestra de interés comprador en forma de Karakasa con volumen alto que atacó la parte superior apoyada por un cambio de tendencia en el RSI. La bandera se ejecutó y ayer conseguimos cerrar por encima de los máximos de marzo.
Aquí también tenemos una divergencia bajista en el RSI, y al igual que en el Dax, debemos estar pendientes de ella en el corto plazo por si aparece alguna recogida de beneficios que nos haga acercarnos a dibujar una especie de doble techo. Sin embargo, el programa cuantitativo sigue apoyando la inflación de los activos, así que cualquier figura bajista tiene verdaderas complicaciones para ser un dolor de cabeza severo…. salvo sustos extraordinariamente importantes como un recrudecimiento de la situación en Yemen, las relaciones con Rusia o Grecia:

ex50