Fuertes subidas que superan el 2% en la periferia y que rozan esa cifra en centro Europa a lomos de la propuesta hecha por Grecia y las generales buenas palabras que está cosechando de casi todos los países a esta hora, aunque Alemania sigue siendo escéptica y subrayando la total ausencia de garantías de que el gobierno griego lleve a cabo lo que promete.

En no demasiado tiempo, hoy, los principales actores por parte de los acreedores se van a reunir para tener una primera opinión sobre las propuestas y poder decirle a los ministros de economía si merece la pena reunirse para discutirla o no.
Estamos en una situación parecida a la que vivimos tiempo atrás, cuando se estaba diciendo constantemente que el acuerdo estaba a las puertas, que la distancia entre ambas partes era milimétrica, pero que acabó en una rotura de las negociaciones y en la celebración de un referéndum. El diablo está en los detalles, y serán esos detalles los que digan si es aceptable o no, a lo que hay que añadir la preocupante situación que puede darse al presentar el hipotético acuerdo al resto de ciudadanos, ya que puede utilizarse por Grecia como una victoria y utilidad tanto de las políticas anteriores en su mandato como el poner contra las cuerdas con un corralito a su sistema bancario, lo que puede dar ideas a los partidos políticos emergentes de otros países. Como vemos, sigue habiendo grandes interrogantes encima de la mesa, aunque los mercados se dedican a apostar, como es natural.

La periferia es una de las más favorecidas y se ve claramente en que el súper sector bancario es el mejor del día subiendo 2,5%, lo que hace que el futuro del Ibex 35 mejore 2,7% con unos bancos que suben casi todos más del 3%.

Por otro lado, las telecomunicaciones también mejoran 2,05% y las aseguradoras 2,03%.

No hay ningún súper sector en negativo y las peores del día son las empresas de inversión inmobiliaria con 0,82%.

En el mercado de divisas tenemos que el euro tiene una fuerte revalorización contra el dólar cercana al 1%, aunque no existe una debilidad general del dólar, porque contra el yen está subiendo 0,7% y la libra también mejora con respecto al dólar 0,66%, así que la situación en el mercado de divisas se puede tomar como una vuelta al riesgo que hace que entre dinero en Europa incluso en la zona euro, pero en Asia entre en el dólar.