Ahora mismo, a día de hoy, tenemos dos factores importantes que están afectando a Europa de forma clara en el corto plazo, aunque uno de ellos es positivo para el largo plazo.

El primero de ellos es el más evidente, ya que la alegría con que recibimos en el día de ayer el acuerdo de Europa con Grecia, llevó a los futuros sobre índices más importantes de Europa a tocar la parte alta del canal bajista, e incluso al futuro del índice alemán llegó a cerrar por encima. Sin embargo, los operadores siguen bailando la música técnica de la situación actual, ya que hay muestras claras de que Grecia está inmersa en una crisis política en donde no se sabe dónde está el fondo y todo el mundo duda de que ese acuerdo alcanzado en Bruselas pueda llevarse a cabo precisamente por la falta de apoyos en el Parlamento griego. Por lo tanto, superar el canal bajista en Europa ha encontrado un difícil contrincante, ya que si no se ven resultados en el corto plazo, la resistencia seguirá viva.
El futuro del índice alemán no supera la zona de los 11.500 puntos y tenemos al súper sector de automoción y recambios como el peor del día con un descenso de -1,84%, como buen valedor del pedal de aceleración y freno del índice alemán.
El otro factor que está afectando negativamente en el corto plazo a los mercados, y que también tendrá su extensión a Estados Unidos, es el acuerdo al que se ha llegado entre occidente e Irán. Esto, que en un principio es una relajación de las tensiones entre ambas partes y que deben normalizar la situación de cara al futuro, tiene una vertiente negativa en los mercados porque si se llegase a levantar las sanciones que pesan sobre Irán, producciones altas de crudo volverán otra vez al mercado, lo que supone un exceso todavía mayor de oferta que está presionando a la baja los precios del crudo, que a su vez se llevan abajo al súper sector de petroleras -0,79 porciento, así que hay un poco más de presión bajista sobre sector de la energía de Estados Unidos. En este momento, el crudo de referencia en USA descienden -2% situándose en los alrededores de los 51,15 dólares.

Por otro lado, tenemos bastante movimiento también en el mercado de divisas, en donde la libra es la protagonista al descender -0,42% el cruce euro libra y subir 0,6% en el cruce libra dólar.

La razón de lo anterior son los comentarios por parte del Banco de Inglaterra en el sentido de que los hogares deben preparar sus finanzas para una subida de tipos que, según ellos, cada día está más cerca. Como sabemos, tanto Estados Unidos como Reino Unido afrontaron la crisis de manera similar, no perdiendo el tiempo y actuando sobre sus monedas creando programas cuantitativos y programas de préstamos especiales para reactivar la economía, así que los tiempos suelen ser muy parejos. La pelea entre quién va a subir los tipos de interés antes, es el motor principal de movimiento o en el par libra dólar, principalmente gracias a intervenciones verbales de los dos bancos centrales. El que hablaba de mayores posibilidades de subida de tipos el corto plazo, era que movía a su propia moneda. En estos momentos la Reserva Federal sigue diciendo que habrá subida de tipos este año, pero no tiene claro qué es lo que necesita ver para poder activarla, pero Reino Unido ha ganado puntos con los comentarios que ha hecho hoy, así que la libra está ganando en casi todos los frentes